El amor empieza a ser un demonio desde el momento en que comienza a ser un dios.

C. S. Lewis