León estaba cansado de amar sin resultados; además comenzaba a sentir esa postración que causa en una la repetición de la misma vida, cuando ningún interés la dirige y ninguna esperanza la sostiene.

Gustave Flaubert