Tu valor neto al mundo es normalemente determinado por lo que queda después de que tus malos hábitos son restados de los buenos.

Benjamin Franklin