Comandé la misión de casualidad, nada fue planeado.

Neil Armstrong