Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento.

Eleanor Roosevelt