Nunca se pagaba demasiado por las sensaciones.

Oscar Wilde