Había la verdad y lo que no era verdad y si una se aferraba a la verdad incluso contra el mundo entero, no estaba uno loco.

George Orwell