No hay rico que no me ofenda, no hay camino que no me yerre ni juego donde no pierda, ni amigo que no me engañe, ni enemigo que no tenga.

Francisco de Quevedo