El más humillante sufrimiento es sentir que ya no se sufre.

Marcel Proust