Mi vida ha sido demasiado sencilla y austera como para molestar a nadie.

Emily Dickinson