No hay necesidad para templos, no hay necesidad para filosofías complicadas. Mi mente y corazón son mis templos; mi filosofía es la bondad.

Dalai Lama