La compasión nunca puede sustituir al amor.

Oscar Wilde