Ninguna nación fue arruinada jamás por el comercio.

Benjamin Franklin