Una palabra sensata se atrofia en un oído duro.

Johann Wolfgang von Goethe