Lo único que se precisa para que el mal triunfe, es que los hombres buenos no hagan nada contra él.

Edmund Burke