No puedes simplemente dejar que la naturaleza se vuelva loca.

Walt Disney