No hay recompensa tan deliciosa, ningún placer tan exquisito, como tener el trabajo conocido y aclamado por aquellos cuyo aplauso confiere honor.

Molière