Volposados en la cresta del murelio, se sentían balparamar, perlinos y márulos.

Julio Cortázar