El hombre virtuoso es siempre más o menos vicioso; pero la virtud está exenta de vicio. Los conceptos puros son, pues, más claros, más inequívocos que las cosas de nuestro contorno vital, y se comportan según leyes exactas e invariables. Los hombres, no.

José Ortega y Gasset