Creer en Dios es anhelar Su existencia y, además, actuar como si Él existiera.

Miguel de Unamuno