Porque el que huye de todo, tiene miedo y no resiste nada se vuelve cobarde; y el que no teme absolutamente a nada y se lanza a todos los peligros, temerario.

Aristóteles