En los negocios de la vida no es la fé lo que salva, sino la desconfianza.

Napoléon Bonaparte