Una corteza que se come en paz es mejor que un banquete donde toma parte la ansiedad.

Esopo