No hay manera en que pueda separarse el calor del fuego o la belleza de lo eterno.

Dante Alighieri