El que no tiembla ante una acción, menos se espanta por palabras.

Sófocles