El talento se cultiva en la calma; el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo.

Johann Wolfgang von Goethe