El único lenguaje verdadero en el mundo es un beso.

Alfred de Musset