Quien no es un buen sirviente no será un buen maestro.

Platón