Pensamientos sin palabras… ¿Puede ser eso?

Virginia Woolf