Con la ayuda de sus bellos ojos destrozó de la peor manera a la próspera Troya.

Euripides