Terrible es la muerte de aquel que, demasiado conocido de todos, muere sin conocerse a sí mismo.

Lucius Seneca