Los principios no tienen ninguna fuerza real excepto cuando se está bien alimentado.

Mark Twain