La propagación de la civilización puede ser asemejada a un incendio; primero, una débil chispa, luego una llama parpadeante, después un resplandor poderoso, cada vez más veloz y potente.

Nikola Tesla