La adquisición del conocimiento siempre es útil para el intelecto, ya que puede expulsar cosas inútiles y retener lo bueno.

Leonardo Da Vinci