Errar es la cosa propia de cualquier hombre, pero preseverar en el error solo es privativo de los necios.

Lucius Seneca