La mejor forma de cumplir con la palabra empeñada es no darla jamás.

Napoléon Bonaparte