Un hombre honesto no puede sentir placer en el ejercicio del poder sobre sus conciudadanos.

Thomas Jefferson