Para conocer la dicha hay que tener el valor de tragársela.

Charles Baudelaire