Las cosas más tiernas, cuando pasan a ser ordinarias, pierden su agradable belleza.

William Shakespeare