Ningún hombre está por encima de la ley y ningún hombre está debajo de ella, no pedimos el permiso de nadie cuando le exigimos que lo obedezca.

Theodore Roosevelt