Mis padres compartieron no sólo un amor improbable, compartían una fe inquebrantable en las posibilidades de esta nación. Me dieron un nombre africano, Barack, o bendecido, creyendo que en una América tolerante su nombre no es una barrera para el éxito.

Barack Obama