El mayor engaño que sufren los hombres proviene de sus propias opiniones.

Leonardo Da Vinci