Es algo gracioso que cuando un hombre no tiene nada en la tierra de qué preocuparse, va y se casa.

Robert Frost