El que se desespera de la condición humana es un cobarde, pero quien tiene esperanza en ella es un tonto.

Albert Camus