Ni siquiera tenía la certeza de estar vivo porque vivía como un muerto.

Albert Camus