La meta de los sabios no es asegurar el placer, sino evitar el dolor.

Aristóteles