Vos no sabés llorar, Horacio, es una de las cosas que no sabés.

Julio Cortázar