Levantemos un estándar que los sabios y honestos puedan reparar; el resto está en las manos de Dios.

George Washington