La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas que la lujuria, flor de verano.

William Shakespeare