Sólo se descubre un sabor a los días cuando se escapa a la obligación de poseer un destino.

Emile Cioran